Actualizamos el sistema de comunicación actual

En un momento en que las nuevas tecnologías forman parte de nuestro día a día y acontecen casi imprescindibles en nuestro proceso de comunicación e interacción, es de extrañar que casi no se hayan introducido en el mundo que nos ocupa. Hasta ahora, la comunicación y la interacción relacionadas con aquello funerario o de defunción, se ha llevado a cabo a través de canales más rudimentarios: boca-oreja, esquela impresa, bando, etc. Si bien, al final también son canales efectivos, es evidente que tienen limitaciones que las nuevas tecnologías corrigen con creces.
Nos encontramos, pues, ante una serie de necesidades que piden actualizar el sistema de comunicación actual:

  • Comunicar con rapidez y de manera digital las defunciones que se producen.
  • Utilizar un canal que garantice una comunicación fiable y efectiva, que llegue a todo el mundo y a tiempo.
  • Disponer de una plataforma común para todos los agentes protagonistas: funerarias, familiares y allegados.
  • Incorporar el sector en las nuevas tecnologías de la información y la comunicación.
  • Disponer de diferentes plataformas digitales útiles para mejorar la comunicación: web, app, etc.
Personas conectadas al móvil